Publicado el Deja un comentario

Beneficios de la postura gato-vaca en yoga para tu espalda

Beneficios de postura vaca-gato

El yoga es una práctica milenaria que ofrece numerosos beneficios para la salud física y mental. Entre las posturas más populares se encuentra la combinación de la postura de vaca o bitilasana y la postura de gato marjaryasana. Estas dos asanas, cuando se realizan en secuencia, ofrecen una serie de ventajas para la salud de la espalda y pueden ayudar a aliviar tensiones y dolores relacionados con la columna vertebral.

Beneficios de la postura gato-vaca

La postura de gato-vaca, también conocida como «Marjaryasana-Bitilasana» en yoga, es una secuencia de dos poses que se realizan en combinación. Aquí están algunos beneficios de practicar la postura de gato-vaca:

  1. Flexibilidad y movilidad espinal: La postura de gato-vaca trabaja y estira toda la columna vertebral, incluyendo la columna cervical, torácica y lumbar. Esto ayuda a mejorar la flexibilidad y movilidad de la columna, lo que a su vez contribuye a una postura adecuada y reduce la rigidez.
  2. Fortalecimiento de los músculos abdominales y de la espalda: Al alternar entre las dos posturas, se fortalecen los músculos abdominales y de la espalda. La postura del gato activa los músculos abdominales, mientras que la postura de la vaca fortalece los músculos de la espalda.
  3. Estimulación de los órganos internos: Al mover la columna hacia adelante y hacia atrás, se estimulan los órganos internos, incluyendo los órganos digestivos, los riñones y el sistema reproductivo. Esto puede ayudar a mejorar la digestión y el funcionamiento de los órganos internos.
  4. Alivio del estrés y la tensión: La postura de gato-vaca es una secuencia suave y fluida que se realiza con una respiración consciente. Esto ayuda a calmar la mente, reducir el estrés y aliviar la tensión acumulada en la espalda y los hombros.
  5. Mejora de la conciencia corporal: Al realizar la postura de gato-vaca, se desarrolla una mayor conciencia de la columna vertebral y el movimiento de cada vértebra. Esto puede ayudar a mejorar la postura en la vida diaria y en otras actividades físicas.
  6. Estimulación de la circulación sanguínea: Los movimientos de flexión y extensión de la columna en la postura de gato-vaca ayudan a estimular la circulación sanguínea en la espalda y la columna vertebral. Esto puede mejorar la entrega de nutrientes y oxígeno a los músculos y tejidos de la espalda.

Es importante recordar que al practicar yoga, es recomendable hacerlo bajo la supervisión de un instructor cualificado, especialmente si eres principiante o tienes alguna condición médica específica.

La postura de vaca

Postura de vaca yoga asana bitilasana
Imagen de yanalya en Freepik

La postura de vaca, también conocida como bitilasana, es una posición que se realiza en el suelo y se enfoca en el fortalecimiento y estiramiento de la espalda. Para realizar esta postura, sigue los siguientes pasos:

  1. Comienza en una posición de cuadrupedia, con las manos y las rodillas apoyadas en el suelo.
  2. Asegúrate de que tus manos estén directamente debajo de los hombros y tus rodillas debajo de las caderas.
  3. Inhala profundamente mientras levantas la cabeza y el trasero hacia el techo, arqueando suavemente la columna vertebral.
  4. Mantén los hombros relajados y los omóplatos juntos.
  5. Sostén la postura inhalando profundamente.
  6. Finalmente, exhala y regresa lentamente a la posición inicial de cuatro patas.

La postura de vaca ayuda a estirar y fortalecer los músculos de la espalda, especialmente los músculos erectores de la columna vertebral. También estimula la circulación sanguínea en la columna y promueve la flexibilidad de la columna vertebral.

La postura de gato

Postura de gato yoga asana marjayasana
Imagen de yanalya en Freepik

La postura de gato, también conocida como marjaryasana, es una posición complementaria a la postura de vaca y se centra en el estiramiento y la relajación de la espalda. A continuación, se describen los pasos para realizar esta postura:

  1. Comienza en la posición de cuatro patas, con las manos y las rodillas apoyadas en el suelo.
  2. Asegúrate de que tus manos estén directamente debajo de los hombros y tus rodillas debajo de las caderas.
  3. Exhala lentamente mientras redondeas la columna vertebral hacia arriba y llevas la barbilla hacia el pecho.
  4. Imagina que estás llevando el ombligo hacia la columna vertebral para activar los músculos abdominales.
  5. Mantén la postura respirando suavemente.
  6. Inhala y regresa a la posición inicial de cuatro patas.

La postura de gato ayuda a estirar y relajar los músculos de la espalda, al tiempo que mejora la flexibilidad de la columna vertebral. También puede ayudar a aliviar la tensión en el cuello y los hombros, así como a estimular el flujo de energía en el cuerpo.

Contraindicaciones

Aunque la postura vaca-gato puede ser beneficiosa para muchas personas, hay algunas contraindicaciones a tener en cuenta:

  • Evita esta secuencia de posturas si tienes lesiones o dolor agudo en la espalda.
  • Si tienes alguna lesión o condición específica en el cuello, como una hernia discal, consulta con un profesional antes de realizar estas posturas.
  • Si estás embarazada, modifica la postura de gato evitando la compresión del abdomen y manteniendo la columna neutral.

Recuerda siempre escuchar a tu cuerpo y no forzar las posturas más allá de tus límites. Si experimentas dolor o malestar durante la práctica, detente y busca la guía de un instructor de yoga cualificado.

En resumen, la combinación de las posturas de vaca y gato en el yoga puede ser una excelente manera de mejorar la salud de tu espalda. Estas asanas trabajan en conjunto para fortalecer, estirar y relajar los músculos de la columna vertebral, aliviar la tensión y mejorar la flexibilidad. Asegúrate de practicar con precaución y disfrutar de los beneficios que estas posturas pueden aportar a tu bienestar general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *